miércoles, 10 de octubre de 2012

El Pato

Fotografía del pato en el Zoológico de Buenos Aires.
  Este es el nombre de numerosas especies de aves palmípedas (animal que tiene las patas palmeadas, es decir, provistas de una membrana interdigital, que facilita la natación) anseriformes (aves acuáticas caracterizadas por tener un pico ancho y plano y dedos unidos por una membrana interdigital) de la familia anátidos. Tienen el pico más ancho en la punta que en la base, y en ésta más ancho que alto; su cuello es corto, al igual que los tarsos, por lo que andan con dificultad. Existen razas salvajes y domésticas.Las características físicas lo definen como un ave acuática de alas de escasa longitud longitud que le permiten vuelos cortos, así como un cuerpo redondeado y rechoncho cubierto de plumas de diferentes tonalidades (aunque el pato doméstico o de granja suele presentar tonalidades blancas). Las dimensiones aproximadas de un pato son de 24 centímetros de largo y 15 centímetros de alto. Son animales de temperatura constante y con aparato respiratorio pulmonar muy modificado por su adaptación al vuelo, que les exige una gran ventilación. El graznido del pato es muy característico, un sonido nasal formado por diferentes gritos secos y cortos, aunque también puede emitir algo parecido a un silbido para ahuyentar a sus enemigos.
  En lo referente a su reproducción, los patos muestran rituales de cortejos. La mayor parte de las especies anidan en el suelo y sus nidos contienen de 4 a 12 huevos. La formación de parejas se produce en invierno, y el periodo de gestación es de cuatro a seis semanas, naciendo entre cuatro y ocho crías. Su fecundación es interna y el desarrollo del embrión externo.
Pato con plumaje blanco en el Zoológico de Buenos Aires.
  La pata debe incubar los huevos durante 4 semanas, aunque en las granjas de reproducción y cría actuales este proceso se realiza con incubadoras artificiales de infrarrojos, permitiendo un control más pormenorizado de las condiciones de los huevos. Uno de los problemas que plantea esta modernización es que las patas domésticas o de granja pierden el instinto natural de incubar. Durante los 3 primeros meses de vida los patos no pueden volar y dependen totalmente de la protección que les otorga su madre. Es en esta época cuando aún no ha desarrollado su plumaje característico y su cuerpo tan sólo se cubre por el plumón, resultando muy sensible a las temperaturas de extremo frío o calor.
  Cuando ha desarrollado totalmente sus características de ave adulta, se transforma en un animal de rápida adaptación a cualquier medio de vida, resistente a enfermedades y plagas hasta tal punto que, junto con su ancestro salvaje, el ánade real, es el ave acuática más distribuida en todo el mundo.


Edición: Nayla Dorado.
Fotografías: Nayla Dorado.
Bibliografía: Ecured, Regmurcia y Diccionario Enciclopédico Océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada